¿Para qué sirve la lectura en voz alta?

Leer en voz alta a los niños y niñas en el hogar sirve para estimular su mente y crear lazos afectivos. Fortalece su imaginación. Hace que tengan una actitud positiva hacia los libros. Aprenden y entienden nuevas palabras. Mejora el lenguaje y despierta su curiosidad por el mundo que los rodea.

Son varios los beneficios que se pueden lograr al practicar la lectura en voz alta con nuestros hijos:

  1. Vínculo familiar. La lectura compartida favorece y genera un fuerte vínculo afectivo entre padres e hijos. El vínculo se basa en el placer de compartir y de acompañarlos mientras ellos descubren la realidad que les está mostrando los libros
    Los padres a través de juegos, canciones y libros reviven emociones que sintieron cuando eran pequeños. Esto crea un fuerte lazo entre padres e hijos.

  1. Aprendizaje. La comprensión lectora está muy relacionada con el interés personal de los padres hacia los libros. Leer contribuye al éxito escolar de sus hijos. Y afrontan con más confianza el aprendizaje.
    Leer en voz alta y hablar de lo que se está leyendo agudiza el cerebro del niño. Lo ayuda a ser más capaz de concentrarse y de resolver problemas, aplicando la lógica. Y también a expresarse con más facilidad y claridad.
  2. Desarrollo emocional. Mediante la lectura tanto el lector como los oyentes tienen la oportunidad de dialogar acerca de los valores, ideas e inquietudes del tema tratado.

Los libros tienen la virtud de centrar la atención sobre la vida. Por ejemplo, ¿hay que esperar al fallecimiento de los abuelos para hablar con los hijos de la muerte? ¿Hay que conocer el desamor para hablar de los sentimientos? ¿Hay que pasar dificultades económicas para hablar de la pobreza? ¿Hay que esperar a tener un vecino extranjero para hablar de le inmigración?,etc. Se puede así comprender sin tener que probar. Hay evidencias de que los alumnos emocionalmente inteligentes, logran mejores redes interpersonales. Son menos propensos a comportamientos agresivos. Pueden enfrentarse al estrés con mayor facilidad.
  1. Mejora la autoestimaLa autoestimaes un factor que interviene en el aprendizaje. Una actitud positiva permite creer que se va a poder lograr un objetivo determinado. Cuando el niño hace una tarea y siente que lo hace bien, seguirá trabajando y seguirá leyendo. Cuando un niño siente que no comprende lo que lee, crea sentimientos de rechazo hacia los libros. El fracaso tiende a desarrollar sentimientos de incapacidad. Por ello, es importante que las lecturas que se le pidan, estén a su alcance para evitar que surja un sentimiento negativo.
E. Actividad lúdica. El lenguaje puede ser una forma de juego sin otra intención que el placer compartido. Las palabras, los sonidos y los juegos que conllevan, son fuente de alegría, de tiempo sin urgencias, de intercambio afectuoso. Con las narraciones y cuentos se puede señalar, enumerar, nombrar, mimar, mostrar, consolar… Esa función lúdica del lenguaje influye en los bebés. Sin lugar a dudas, asocian esa lengua inicial a momentos de suma felicidad. Los adultos no deben usar el lenguaje con los niños sólo para ordenar, pedir o reñir, sino también como un juego. Es necesario que los juegos incluyan el lenguaje, de forma que cuando los niños saltan, se disfrazan o acunan un muñeco puedan escuchar canciones, trabalenguas o cuentos.

Fuente: Lectura en voz alta.
Carrito de compra
Abrir chat
1
Gracias por Visitarnos, En que Puedo Ayudarte?

Deseas Atención Telefónica ☎️ o Continuamos por este Chat?

Luciana.
Venta Asistida Online