¿Qué tipo de firmeza es ideal para ti?

1. ¿En qué posición duermes?

Este es, quizás, el factor más importante que va a determinar tu nivel de firmeza ideal. Las personas que duermen de lado normalmente necesitan una firmeza de entre 3-6. Si duermes boca abajo entre 5-7. Si duermes boca arriba entre 4-8. Si cambias de posición a menudo durante la noche, intenta buscar un colchón con una firmeza equilibrada que se ajuste a todas tus posturas en la medida de lo posible.

2. ¿Cuánto pesas y qué tipo de cuerpo tienes?

Tú tipo de cuerpo y peso son también factores importantes a considerar. Si eres bastante grande generalmente vas a necesitar un colchón grueso que sea capaz de soportar tu peso de manera consistente. Además, las personas de mucho peso suelen notar que los colchones blandos se hunden demasiado debido a su peso y tamaño. Las personas delgadas suelen estar más en contacto con las capas superiores del colchón y menos con el núcleo y la base. Si eres delgado busca colchones donde las capas superiores se adapten a tus necesidades.

3. La firmeza no es apoyo

No te olvides que apoyo y firmeza no son lo mismo. Puedes encontrar colchones con un gran apoyo, que sean blandos y proporcionen las sensaciones y el alivio a los puntos de presión que estabas buscando.

4. Las reglas de la mayoría

Si no estás seguro sobre qué tipo de firmeza de colchón es mejor para ti, te recomiendo probar con un nivel de firmeza 6. Este es el nivel de firmeza más común y el preferido por la mayoría de consumidores. Ante la duda, prueba colchones de firmeza media.

Las propiedades terapéuticas de los olores tienen más que ver con asociaciones sociales que con procesos orgánicos, propios del cuerpo.
Por ejemplo, la razón por la que el aroma del café recién hecho en las mañanas nos ayuda a levantarnos de la cama, es que asociamos ese olor con el estado de alerta o estar despiertos. Pero hay otros olores que asociamos con actividades relajantes, como la vainilla, lavanda y rosas.
Si bien los olores no tienen la capacidad de despertarnos, un olor desagradable puede evitar que nos quedemos dormidos.
Por eso es muy importante que nuestra habitación esté ventilada, tanto para prevenir la humedad, como no permitir que se encierren malos olores. También se recomienda lavar las sábanas y fundas de las almohadas una vez por semana.
Exponernos a ciertos olores puede tener efectos directos en nuestro estado mental, bienestar y salud a largo plazo. La aromaterapia ha demostrado tener efectos positivos en el combate del estrés, dolor, náusea, insomnio y mejorar el estado de ánimo.
Tres de los aromas más populares para potenciar el sueño son:
  • Lavanda: es conocida como una fragancia calmante, frecuentemente utilizada para combatir la ansiedad. Su olor puede ayudar a relajar el sistema nervioso, mejorando la calidad del descanso.
  • Vainilla: es muy relajante, se cree que puede ayudar a mantener el ritmo cardíaco estable, por lo que ayuda a combatir el estrés.
  • Valeriana: más de alguna vez has escuchado que tomar un té de valeriana es muy bueno para calmar los nervios. El aroma también puede causar el mismo efecto. Si el olor de la valeriana no es de tu gusto, puede reemplazarlo por el de rosas.
Shopping Cart
Abrir chat
1
Gracias por Visitarnos, En que Puedo Ayudarte?

Deseas Atención Telefónica ☎️ o Continuamos por este Chat?

Luciana.
Venta Asistida Online